ENCICLOPEDIA ANIMAL


Bricopage.com
Animales domésticos

postheadericon LA REPRODUCCIÓN DE LOS GATOS


REFERENCIAS

  • Los gatos están sexualmente maduros antes de haber completado su desarrollo físico, a partir del quinto mes en algunas razas.
  • El conjunto de los fenómenos que acompañan a la modificación periódica de las glándulas y de los órganos sexuales de la gata recibe el nombre de "celo".
  • Entre las gatas domésticas, tanto si son de raza como si no, el celo puede aparecer a lo largo de todo el año con intérvalos más o menos irregulares, en función del estado físico del animal y de la estación, siendo particularmente cortos en primavera.
  • El celo dura de cinco a ocho días y generalmente desaparece al cabo de veinticuatro horas en caso de fecundación. Los machos no tienen celo cíclico y pueden cubrir a las hembras en todo momento.
  • La gata maulla con voz deseosa, se revuelca cobre el lomo y se frota contra objetos que halla a su paso o contra las piernas de su amo. El macho esta agitado y busca a toda costa escaparse de casa.
  • En la gata, no se produce ninguna efusión de sangre, ya que la ovulación no se produce hasta después del acoplamiento; si éste no tiene lugar, los óvulos permanecen en los ovarios y el organismo los reabsorve poco a poco mientras prepara el nuevo celo.
  • El cortejo es distinto dependiendo de si la pareja se conoce ya o si se ve por primera vez. En el primer caso, el acoplamiento se produce con bastante rapidez. En el segundo caso, cuando la gata está ante un gato desconocido, interpreta toda una comedia durante la cual finge huir una y otra vez, asgurándose de que la sigue su pretendiente.
  • Éste va pacientemente tras ella, indicándole con arrullos suaves acompañados por seductores movimientos que está dispuesto a rendirle sus servicios.
  • Al cabo de cierto tiempo, la hembra de a entender con su actitud que está lista para conceder sus favores; dobla las patas, presenta los cuartos traseros y pega la cola al flanco. El macho la rodea entonces con sus patas delanteras, al tiempo que le muerde el pelo de la nuca.
  • El acto propiamente dicho dura solo unos segundos; cuando acaba, el gato suelta a la hembra, que lanza un grito penetrante y se vuelca durante unos segundos cobre la espalda. Las hembras se recuperan en seguida y generalmente se ofrecen varias veces más al macho.
  • La gestación dura entre 61 y 69 días. La gata no cambia sus hábitos hasta uno o dos días antes del alumbramiento. Entonces su temperatura desciende a 37,5°C a veces incluso más y su actitud también cambia. Se muestra nerviosa, reclama contínuas muestras de afecto y sigue a su amos a todas partes.
  • El parto, va precedido por una creciente agitación. Comienza por la rotura de aguas y por la aparición de las contracciones. El primer gatito nace generalmente al cabo de una hora y los posteriores con cadencia variable que puede durar unos minutos u horas.
  • Cada nacimiento dura entre uno y dos minutos y se presenta el gatito de cabeza.
  • Tras la expulsión del gatito, la gata corta el cordón umbilical con los dientes y despoja al recién nacido de la membrana embrionaria. Después, lo lame para secarlo y estimular la actividad pulmonar. Finalmente, se come la placenta, por higiene y por las sustancias y hormonas que facilitan el nacimiento del resto de la camada.
  • Conviene estar junto a la gata en ese momento tan delicado, para prestarle ayuda en caso de necesitarla, aunque tenga en cuenta que hay gatas que prefieren estar solas y no ser molestadas.
  • Los gatitos nacen ciegos y tardan entre diez y quince días en abrir los ojos, aunque los ejemplares de algunas razas pueden abrirlos antes.
  • A menudo, los criadores principiantes se preguntan cómo reconocer el sexo de los gatitos recién nacidos. Es más fácil de determinar uno o dos días después del nacimiento. En las hembras, el orificio sexual tiene forma de hendidura y se halla próximo al ano, y el conjunto visto desde atrás forma una suerte de signo de exclamación ().
  • En los machos, tanto el orificio anal comoe el sexual son circulares y se hallan un poco más apartados entre sí, en forma de dos puntos (:); además, se adivinan entre ellos dos pequeños bultos formados por el escroto, todavía flojo, que recibirá pronto a los testículos (que aún no han descendido). Por tanto, hay que evitar determinar el sexo de los gatitos únicamente por la forma más ancha o más fina de la cabeza, pues este método solo es válido para los adultos.

Google +

Facebook



ANIMALES DE COMPAÑÍA CLASIFICADOS ALFABÉTICAMENTE: